sábado, 23 de febrero de 2013

"La Peste Negra" (a.k.a "Rattus")

Yernos y Nueras, en ocasiones, hay juegos sobre los que depositamos grandes esperanzas a la hora de afrontar la contienda lúdica contra nuestra madre política y sin duda alguna el juego que hoy nos ocupa tenia toda la pinta de ser un bombazo, sencillo, rápido y con un tema lo suficientemente pegado para que parezca un Knizia. Pues bien, después de un rechazo inicial, en el que prefirió dedicarse a otros menesteres lúdicos, volví a proponer una partida "al juego de la peste", que en esta ocasión fue mejor recibido. He de decir que en gran medida, puedo entender ese rechazo, ya que, como en algunos otros juegos, estamos hablando de un tema bastante chungo al que se ha disfrazado de juego simpaticote para suavizar la experiencia jugona (véase la esclavitud en "Puerto Rico", por poner un ejemplo), pero que al fin y al cabo, es algo que allá por la época en la que se sitúa el juego, acabo con la vida de 25 millones de personas.

Poco o nada tiene que ver esta imagen con las simpáticas ratas de la portada
Los encargados de hacer que una de las plagas mas duras de la historia de la humanidad parezca un juego, en este caso un eurogame familiar, son Henrik y Ase (la A debería llevar un circulito encima propio de los lenguajes Nórdicos) Berg. Una pareja de creadores noruegos que a su vez son pareja y residentes en Noruega, que han hecho su particular agosto (noruego) con Rattus y todas las expansiones y variantes que han venido después, provocadas por el éxito del jueguillo en cuestión y que incluyen desde una versión de cartas, a una expansión que introduce el norte de África o la mas desternillante de todas, en la que aparece un flautista de Hamelin, con todo su rigor histórico. Además ya habían trabajado en el juego Oregon y en otro juego que puede tener uno de los tableros mas feos de la historia, Galapagos.

A los pinceles, encontramos a uno de los dibujantes habituales de la escena en los últimos años, el francés Alexandre Roche, al que conocimos principalmente por sus trabajos en Carson City y Troyes y que no dejó indiferente a nadie, ya que tiene tantos admiradores como detractores. El amigo Alexandre es un habitual de los juegos de White Goblin y recientemente ha dibujado el "Expedition: Congo River" del autor patrio Jose Rivero. En cuanto a su participación en Rattus, creo que no es uno de sus mejores trabajos, quizá una estética mas cercana a Troyes hubiera dado sobriedad al juego, pero al ser el dibujante de mi bienamado Jaipur, se le puede perdonar (casi)todo.

He aquí una de las portadas alternativas a Rattus.
Pues bien, en Rattus, que no se porque no se ha llamado con el rebautizo de Milagros, nos encontramos con un mapa de Europa en el que la peste gracias a nuestras simpáticas amiguitas se va expandiendo por todas las direcciones haciendo que la posibilidad de que la plaga...[CURIOSIDADES LÚDICAS vol. 143: La plaga está representada por el mismo peón que el "curica" de San Marco pero en diferente color, ante lo cual Milagros exclamó "M´agrade mes como curica que como plaga"]. Como decía, haciendo que la posibilidad de que cuando la plaga se desate sea mas devastadora, siendo la finalidad del juego el conseguir dejar mas cubitos (que en este caso deben ser grupos humanos con tu mismo RH, porque si no, no me lo explico) al final de la partida. Para ello, deberás usar los poderes especiales de unos personajes que cambian de mano y que a su vez aumentan la posibilidad de que los cubitos de tu grupo sanguíneo mueran entre terribles dolores, todo ello aderezado con las posibilidades de puteo que permite expandir ratas y desatar plagas en cada uno de los territorios europeos turno por turno.

Y con este bucólico pastoril punto de partida, comenzamos, valga la redundancia, la partida. Fué empezar a desplegar los componentes del juego y el primer comentario vino a ser una clara definición de "muevecubos sin alma" en el peculiar lenguaje de Milagros, que sin haber oído ni una coma de la mecánica del juego, sentenció: "Uyyy, cartas con símbolos y cubitos, este será igual que todos", lo que me hizo plantearme si no hemos jugado ya a demasiados euros, pero el planteamiento duró poco y la explicación fué igual que el juego, sencilla. Una vez que nos pusimos  a jugar, tras un turno, ya se manejaban las mecánicas sin problema, y quizá no tanto los roles de los diferentes personajes, porque contemplé como ronda tras ronda, Milagros se aprovechaba del poder del rey, para ir salvando a sus ciudadanos en palacio, haciendo caso omiso al resto de personajes, lo que además propició que cuando se desataba la plaga, pocas veces le afectaba. Conclusión, que en menos de 20 minutos, Milagros nos ganó por lo que sería un KO, con victoria inmediata al haber colocado todos sus cubitos en el tablero mientras la población de su yerno y su hija se encontraba bastante mermada por la acumulación de personajes. Dada la poca duración de la partida, propuse comenzar otra, pero su respuesta fue tajante: "Es que a mi este juego..., ni fú ni fá", lo que me hizo desplantearme la posibilidad de adquirir alguna expansión en un futuro... Así como volverlo a jugar con Milagros.

¿Es o no uno de los tableros mas feos de la historia?



2 comentarios:

  1. Pues yo como Milagros... ni fu ni fa. Lo jugué, no me fisgustó, lo conseguí en un cambio porque me gustaba el tema... y lo vendí porque no salía a mesa ni harto vino.

    No es mal juego, pero hay muchos semejantes y eso en una colección grande es sinónimo de tener un billete al almacén de Juégame Store ;D

    Un abrazo tocayo!

    ResponderEliminar
  2. Uno de los peores juegos que he jugado, eso sí: es muy bonito.

    ResponderEliminar