lunes, 17 de diciembre de 2012

"El de las Trampas" (a.k.a "Mogel Motte")

Nueras y Yernos, una de las últimas adquisiciones que han engrosado mi colección de entretenimientos, es un juego del que poco sabia, salvo que era muy divertido y que permitía hacer trampas (esta vez el rebautizo de Milagros, no ha sido especialmente ingenioso) y, tras ver las risas que producía una partida en Córdoba mientras nosotros nos reíamos también en la mesa contigua especulando y reventando mercados, fué el detonante para hacer que, en cuanto tuve ocasión, me hice con una copia de este juego y las expectativas no han decepcionado, convirtiéndose en una de las sorpresas mas agradables de este año y es que este "Bicho Fullero" o "Polilla Tramposa", es uno de los juegos mas divertidos a los que he jugado ultimamente y todo un "rara avis" por varios motivos, empezando por el que mas llama la atención: un juego alemán en el que se pueden hacer trampas, que, sabiendo lo amantes del orden que son los teutones, ya es algo a tener en cuenta... pero la pregunta es... ¿Gustaría este juego a Milagros, a la que tan poco le gustan los juegos de "fastidiar? Si queréis conocer la respuesta, tendréis que seguir leyendo...

No, no es un anuncio de Mogel Motte con estética de Kinder Sorpresa...
Una de las principales peculiaridades de este juego, es el dúo de autores que lo ha creado, ya que la pareja  formada por Emely y Lukas Brand, son estos niños que podéis ver tan sonrientes un poquito mas arriba de estas lineas y que, a las tiernas edades de 9 y 11 años respectivamente, diseñaron este juego motivados por la posibilidad de hacer trampas... Quizá algo que tenga que ver que los padres de las criaturas sean Inka y Markus Brand, diseñadores de a su vez de juegos y con otro de los pelotazos del año pasado, "La Villa", pero solo quizá, lo que es seguro, es que en esta casa tienen que aburrirse muy poco. El caso es que parece que han cogido carrerilla, porque ya hay otro juego suyo en el mercado, Zebra-Schwein que como su nombre en perfecto alemán indica, está protagonizado por una Cebra-Cerdo...

En cuanto al apartado gráfico y del que he llegado a escuchar que parecía que también lo había dibujado un niño, es obra del dibujante  Rolf Vogt (a.k.a "Arvi"), que en este juego, al igual que en todos los de la serie Ugly Animals de la editorial Drei Magier Spiele, usa una técnica algo sucia y de trazos bastos para representar a estos feos animales que hacen sopa y ensalada de cucarachas... Sin embargo, no debería confundirnos el estilo de estos juegos, ya que el amigo Rolf es uno de los principales dibujantes de esta editorial dirigida a los mas pequeños de la casa, habiéndose encargado del arte de juegos como el Laberinto Mágico o La Noche de los Magos, mejorando  unos de por si grandes juegos infantiles, con sus portadas y dibujillos ambientales.

Las malas lenguas dicen que Rolf no pasó del capítulo 2...
 Metiéndonos en el juego en sí, nos encontramos con un juego con perfil de filler de cartas clásico, que no dejaría de ser un "Uno" vitaminado, si no fuera por lo que hace realmente especial a este juego y es la posibilidad, necesidad y obligatoriedad de hacer trampas para ganar. Ya que si bien la mecánica básica de deshacerse de todas las cartas jugando cartas en una sucesión de números ascedente o descendente es algo que hemos encontrado en muchos juegos, en el caso de éste añadiendo algunas cartas especiales para hacer aumentar la mano del resto de jugadores, incluso con un guiño a un juego de naipes de la infancia (Burro!!)... La aparición de la figura de un vigilante que ha de estar pendiente a las trampas del resto de jugadores, siendo el único que no puede hacer trampas, pero a le vez siendo el único también que puede jugar las cartas de polilla, obligando al resto de jugadores a deshacerse de las cartas de polilla por medios poco lícitos, es una puñetera genialidad y que hace que el juego sea muy, muy divertido (y para eso jugamos, ¿no?)

Yo, por si acaso, no se si jugaría con este tío a Mogel Motte
Pues bien, comencé a crear un poco de Jaip ludicosuegril  con elcincuentaporcientodelmortalcomboquenoesMilagros (a partiir de ahora 50%), aprovechando que había jugado con unos amigos y tanto ellos (no demasiado jugones) como yo, le contamos y recontamos lo bien que nos lo habíamos pasado tirando cartas por el suelo, colocándolas en la capucha de la sudadera y otras trampas que es mejor guardarse para que no te las pillen, esperando que surtiera efecto en la siguiente sesión ludicosuegril... y días después comprobé como nada mas llegar a pasar unos días en casa de Milagros y Manolo (que así se llama mi Suegro), 50% tras los saludos y las preguntas familiares de rigor, comunicó haciendo bastante hincapié a Milagros su intención de jugar a "un juego que hay que hacer trampas"... Así que no paso mucho tiempo hasta que mi señora Suegra en un momento dado dijo: "Saca el juego ese de las trampas, a vore si no es de fastidiar mucho, que esos no m´agraden res"

Así empezó la explicación del juego y hacia tiempo que no me ocurría que durante la explicación ya nos estuviéramos riendo, además de comprobar como a Milagros se le iba poniendo una mirada pícara mientras empezaba a pensar cómo deshacerse de las cartas, lo que repercutió en que no hiciera demasiado caso al efecto del resto de cartas del juego... Comenzamos la partida, en la que, convencido de mis dotes observativas y subestimando las habilidades como prestidigitadoras del mortal combo, me ofrecí como vigilante... y ni lo uno ni lo otro, ya que cuando conseguí quitarme el peso de ser vigilante, era demasiado tarde y en esa ronda fué  50% quien consiguió deshacerse de la última carta. A esta ronda se sucedieron varias y pasamos mas de dos horas de tensión, risas y trampas "Milagrosas" (algunas de ellas mas allá incluso de las permitidas en el reglamento), en las que tuve la sensación de ser el vigilante demasiadas veces... Todo esto jugando sin contar puntos ni nada de nada, ¿para que? si en este juego lo que importa es acabar con dolor de mandíbula...La sentencia fué clara "Los de fastidar no m´agraden, pero este de trampas si". Y pese a que pensaba que este año había tocado techo con "Mondo", Milagros dijo algo que me hizo replantearme esa idea: "Estas navidades no te olvides de traer este juego" 

3 comentarios:

  1. ¡Marchando 3 puntos de hype! Qué te gusta el hype sureño... ;D

    Aunque a Marco no le guste a mí también me parece un juegazo tremendo en el que te ries sin parar. Me alegro de que le haya gustado a Milagros :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda una de las joyas de este año. Soid bendiga a los malagueños y a su incesante Hypismo.

    ResponderEliminar
  3. Disfrutadlo vosotros que podeis. Esta vez voy a ser zen y no manifestar mi repulsa...

    Me alegro de que te haya funcionado bien con Milagros. Si es lo que yo digo: con los amiguetes del trabajo que estoy intentando iniciar (gente inteligente y divertida) funciona perfectamente hasta un Civilization. Pero, joder, si les pones un Jungle Speed lo flipan en colores, y en su mirada aparece la sentencia maldita de: "¿por que coño hemos jugado a esa cosa sesuda y no a esta maravilla de la naturaleza?".

    ResponderEliminar