sábado, 20 de octubre de 2012

"El de los Tesoros y el Periscopio" (a.k.a "Mas allá de Tebas")

Nueras y Yernos, dese que hace  mas de dos años comencé la aventura de crear el primer lugar ludicosuegril del universo,  al principio de cada año me hice la autopropuesta de que al menos debería jugar con Milagros y reseñar algunos juegos que a priori, pensaba que le encantarían. Y pese a que mi desembolso mensual en juegos ha disminuido considerablemente (cosas de ser padre), asi como las partidas que juego con Milagros (cosas de ser abuela), hace poco me hice con el único juego que me quedaba por jugar y reseñar de mis propuestas para el 2011 y por fin logré jugarlo, casi dos años después, hoy toca hablar de "Mas allá de Tebas"...

En este mapa podemos observar que mas allá de Tebas está Atenas, Delfos o Corinto, según de donde vengas
Bien y si tras este primer chascarrillo has tenido el valor y la decencia de seguir leyendo esta suegroreseña, quizá te interese saber que este juego es obra de Peter Prinz, autor poco prolífico ya que se puede decir que su única publicación es el juego que nos ocupa, que fué autopublicado en 2004 y tres años mas tarde reeditado por la sobreproductora y maltraducidora editorial  Queen games en el formato que todo el mundo conoce. Además, el amigo Peter es aficionado al freesbe (a.k.a discovoladorplayero), pero desconozco si ha dejado la creación de juegos para lanzar discos o dedicarse a la cría del mejillón cebra.

En cualquier caso, voy a obviar hablar de los fabulosos dibujos de M.Menzel (que parece que me diera comisión últimamente), para comentar algunas cosas que me han llamado la atención de este juego...
En primer lugar, documentandome (!) para escribir la suegroreseña y pese a que contradiga el chascarrillo hecho tras la primera foto que ilustra este artículo, el título juega con la ambigüedad de que existen tres Tebas, una en Egipto (en la actualidad Luxor), una en Grecia (en la actualidad Tebas) y otra en Anatolia (en la actualidad en ruinas), asi pues... ¿Mas allá de cual?
 Por otro lado, y aunque no me suelo parar a hablar de ello, la calidad de los componentes, que es de lo mejorcito que se ha visto dentro de una caja con intención de ser jugado, quizá peque de sobreproducción, pero sería diferente jugar sin esas bolsas de tela, esa cantidad de fichas de arena y lo que mas llama la atención, la gran aportación de Tebas a la cultura lúdica contemporánea   el peris..., perdón  el Cronoscopio, ese invento con el que decidimos cuanto tiempo gastamos y cuantas fichas (de arena en su mayoria) sacaremos de la bolsa... Otro error de bulto, ya que en realidad un Cronoscopio mide el tiempo de reacción ante un estimulo, asi que, no sabemos si habrá sido el traductor de Goog... Queen Games o habrá sido otra licencia de Peter Prinz, menos mal que al menos las ciudades del tablero, existen.

Nuestra suegroazafata Remedios nos enseña lo que es un cronoscopio en realidad
Licencias históricas aparte, en Mas allá de Tebas nos convertimos en una especie de saqueadores de tumbas occidentales buscando antiguedades orientales para organizar exposiciones en los museos las diferentes capitales europeas. Para ello, tendremos que adquirir conocimientos en la materia en las ciudades occidentales acerca de las diferentes zonas orientales a las que podemos ir a excavar, todo ello con un sistema de gasto del tiempo de lo mas original visto hasta el momento en los juegos de mesa occidentales, en los que gastaremos tiempo entre viajes, aprender y excavando, of course. Las excavaciones son una de las gracias del juego, ya que según el tiempo que gastas, sacas mas fichas de la bolsita, pero en buen número de ellas solo encontraremos arena... y suele ocurrir, y mucho. Si te pica la curiosidad de como es la mecánica a fondo, siempre puedes consultar las reglas...

Bucólica imagen para representar lo mas jodido de este juego...

Así pues, llego el momento en el que iba a ver cumplidos por completo mis propósitos de 2011..., en Septiembre de 2012 y reuní al mortal combo alrededor de una mesa, a unas horas algo intempestivas y tras un dia bastante agitado, por lo que el cansancio estaba presente en todos, pero una buena dosis de chantaje emocional obró el milagro... Tras una explicación bastante farragosa por mi parte, creo que lo podría haber hecho mucho mejor, en la que ni el factor tiempo ni el cronoscopio habían sido explicados con el tiempo que se merecían (paradojas de la vida), fue una de esas ocasiones en las que la maldita frase "si eso vamos jugando", fué mano de santo y casi a modo de tutorial, pero todo fluyo correctamente hasta que milagros se decidió a hacer su primera excavación y nos deleitó con uno de esos momentos ludicosuegriles que pasaran a la historia al expresar con cierta rabia: "Yo el Periscopio este no se muy bien que hacer con él", lo que provocó que la partida se parara durante un buen rato y que desde entonces el término cronoscopio pasara a mejor vida... Tras asimilar el resto de reglas, el juego fluyó sin problemas, al menos para Milagros y su hija, porque yo no hacía mas que sacar fichas de arena y cuando sacaba un tesoro eran de los flojetes... Y así continuamos hasta el paso de los 3 años que dura el juego, cada uno con su apuesta personal sobre quien iba a ganar la partida y justo gano la que parecía que no había hecho nada... y no fue Milagros. Pese a todo, al preguntar por la opinión de Milagrros, fue franca "Al principio me habia parecido un "embolic" con el periscopio y todo eso, pero me ha gustado... aunque no es de mis preferidos". ¿Será porque no ganó? 

9 comentarios:

  1. ¡Juegazo! A nosotros nos lo enseñó Lethan, y nos gusto. Las reglas parecían claras, así que me parece que va a ser que no te esmeraste :P

    La próxima vez que coincidamos en un festival, traételo, y jugamos encantados.

    ResponderEliminar
  2. A nosotros nos lo mostró Mikoalilla.
    A Fayzah le encantó, a mi... no tanto. Me divertí mucho, pero tampoco fue el mejor juego que he jugado. Me quedo con la opinión de Milagros.

    ResponderEliminar
  3. Dos comentarios y a los dos se los hemos enseñado los malaguitas... xD

    A mí me encanta este juego; saerá porque soy historiador, pero la emoción de desenterrar a Tutankhamon entre montones de arena para mí no tiene precio. La mecánica de las excavaciones me parece una genialidad. Llena de azar, sí, pero una genialidad de lo más divertida.

    Y además, que el juego rebosa tema... ya que estamos, pues aviso que va a ser la próxima Historia de Juegos, que ya va tocando :D

    Un abrazo tocayo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si entonces me entero de que Tebas habla el juego ;)

      Eliminar
    2. No te creas que dan para tanto esas entradillas mías :P

      Eliminar
  4. Y yo lo tengo en la estantería sin estrenar, tendré que ponerle remedio al asunto cuanto antes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Ala, lo probamos hace dos años largos y por fin lo has podido jugar con Milagros, jeje.

    Para mí es una pequeña obra maestra de los juegos de mesa, en el terreno familiar y divertido, claro, porque mira que es simple el maldito. Pero funcionar, funciona que no veas...

    ¿Por qué no harán más juegos así?

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  6. Mucho he leído de este, pero ninguna entrada me ha conseguido enganchar, así que, mejor para mi bolsillo.
    Me da la impresión de demasiado familiar, lo que para Seldonita parece ser su virtud, pero que ahora mismo no es lo que busco ni por asomo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Killo, está que te cagas. No lo sepultes en la arena sin darle una oportunidad. Yo siempre huyo de los familiares y tontunos, pero este es divertido de veras. Apto para jugones de pro. Otra cosa es que no soportes el azar que tiene, que para mí es el acierto del juego. Yo no me lo compro porque no lo encuentro barato y porque me lo fabriqué hace tiempo, pero es un must have. Saludos ;)

      Eliminar