lunes, 27 de agosto de 2012

Gaming sin my Suegra: El Yerno que Ríe

Nueras y Yernos, estos días atrás, he recibido una visita muy especial en casa, ya que he ejercido de anfitrión de Marco y la tita Geles, mas conocidos en el mundo virtual como Seldonita y Robipilingui, que se han cruzado los siete reinos de Sur a Norte para pasar un par de días con nosotros.  En esta visita no podían faltar los juegos, por supuesto, y pese a que el turismo, la gastronomía, el calor y ejercer de padre no nos ha permitido jugar tanto como hubiéramos deseado, han caído algunas partidas que, para ejercer de anfitrión al 110%, voy a contaros con la estructura habitual que usa Marco en "El Hombre que Ríe"..., salvo por las fotos, que las voy a coger prestadas de aqui y allá...


Últimamente le estoy dando bastante a este juego y en cada partida encuentro detalles que no había visto en la anteriores. Euro puro, pero con diferencias notables que hace que destaque, como por ejemplo con el sistema de puntuación que te lleva d la gloria a la miseria en un turno. Jugamos a 3 y para ser la primera partida de mis huéspedes, fuimos a toda velocidad, llevándose la victoria Marco casi sin esperarlo. Habrá que seguir jugando.



La Robopilibgui se fué a dormir, por lo que le propuse a Seldonita darle un tiento al juego de compra venta de Narguiles que me tiene dándome quebraderos de cabeza y que voy afinando poco a poco, irán mas de 40 partidas y con las últimas van saliendo cosas interesantes para tratar de hacerlo lo mas redondo posible. Salvo un par de detalles, parece que gustó a Marco y la partida se dirimió por sólo un punto de diferencia. Próximamente en las mejores webs.


3) HAVANA

Una de las peticiones que le había hecho a Marco a la hora de llenar el maletero, fue este juego de la trilogía cubana, el único que no es de M. Rieneck y al único que no había jugado. Una mecánica de elección de roles muy elegante, hacen de este juego una pequeña joyita, eso y mi afán completista, lo han convertido en un must have en toda regla, que espero que pronto ocupe hueco en mi estantería.



Marco no había jugado a este juego, reimplementación del Piko Piko, pero con mucha mas interacción gracias a los palillos que nos permiten quitar las fichas a los demás. Juego sencillo de dados y push your luck que da lo que promete, un ratillo de diversión y poco mas..., que ya es mucho. Tras lo cual íbamos a jugar un Sobek, pero la siesta de la nieta de Milagros acabo en ese mismo momento.


5) TIKAL

El plato fuerte nos lo guardamos para la última partida nocturna y es que, tras dos años criando polvo en el trastero, al fin pude jugar a esta obra maestra de Kramer, Spiel des Jahres 1999, que simplemente me encantó, el abanico de posibilidades es grandisimo y tiene tendencia al Análisis Parálisis, pero de vez en cuando se agradece encontrar juegos como este. No se si lo jugaré con Milagros, pero tiene muchas posibilidades de convertirse en uno de mis Top Ten.




Y hasta aquí lo que dió de si, ludicamente hablando, la visitilla de Marco y Tita Geles, se nos quedó en el aire una partida a cuatro al Palacio de Viana, pero cuando la compañía es buena, hasta las partidas se perdonan.

4 comentarios:

  1. No he jugado ni al Tikal ni a tu Bazaar; llévatelo a Córdoba (que espero que vayas, claro).

    Sobre los demás, el Helvetia nos gusta mucho por aquí abajo, y el del Sushi es entretenido, mejor que el Piko Piko.

    El Havana sin embargo jugué una vez y no me convenció mucho... aunque la verdad que tampoco me acuerdo muy bien de los motivos, que hace ya un tiempo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. El narguile bazaar está ya en la recámara preparadito (enfundado y todo) así que ya queda poco.

    De los demás, sólo jugué al Tikal, y me pareció estupendo. No se si lo compraría (quizá necesitase jugarlo más) pero sí que me tiraría de cabeza a otra partida.

    El del sushi lo apunto.

    ResponderEliminar
  3. Ey,

    Qué buen par de días que echamos. Muchos juegos se quedaron en el tintero, pero lo importante fue el estar juntos y el conocer más pausadamente a ese "loco bajito" que tienes por hija, jejeje.

    El Havana y el Tikal sabía que te iban a encantar. Estos juegos no fallan nunca (bueno, sí, con Lethan, pero es que este muchacho cada vez me desconcierta más...), y son de esos que mantienen mi ya decreciente pasión por los euros (muy a mi pesar y al de mis compañeros de vicio, cada vez me agradan más las virtudes del plástico...). El Helvetia me pareció correcto y bien hecho, pero por lo dicho previamente, no me entusiasma (sigo pensando que el Lancaster es mucho mejor, aunque ya estoy encontrando opiniones por ahí que dicen justo lo contrario; ¿será que a los jugones les gusta menos el Lancaster por tener más intereacción? Del mismo modo, quizá a mí me gusta más por eso). Tu juego sí me gustó, y me encantaría probarlo de nuevo cuando soluciones el par de dudillas que vimos que aún había que resolver. Y el de Knizia, como siempre, divertido y desenfadado. ¿Sabes que cada vez me gustan más los juegos de dados? (otro síntoma de mi trashmetamorfosis...).

    Un abrazo y hasta que nos veamos en Córdoba (no te puedes escapar, lo siento, pues tenemos pendiente ese Palacio de Viana, y ese Saigo no Kane que nunca sale y que está de puta madre).

    ResponderEliminar
  4. Buena quedada os pegasteis a pesar de las labores de padre (como te entiendo Chemo xD).

    Yo he probado el Helvetia hace poco, todas las mecánicas suenan y estan muy bien engranadas. Ademas tiene algunos puntillos que me gustan, siendo jugador de euro puro no he dudado en darle la bienvenida a mi ludoteca :P.

    El Tikal juegazo también, me gusta eso de gestionar acciones :D

    Un saludo chicos!!!

    ResponderEliminar