jueves, 28 de junio de 2012

"El de los Bloques y las Escaleras" (a.k.a "Die Aufsteiger")

Nueras y Yernos, como ya adelantaba en la anterior entrada, y mientras siguen llegando votos para el Spiel des Suegras, que este año y gracias a los señores que eligen el SdJ (ese premio alemán sin importancia)se ha alargado tres emanas mas de lo habitual... por lo que voy a ir retomando el ritmo normal del blog con las secciones habituales y esta vez le toca el turno a una suegroreseña, que tenía reservada para otro juego (que es lo único a lo que he jugado con Milagros en los últimos dos meses), pero al ser uno de los finalistas del SdS he preferido aparcarla y tirar de hemeroteca ludicosuegril para hablaros de un curioso juego al que hace un par de años le dimos bastante caña, pero que tuvimos que dejar por motivos que aclararé mas adelante. Se trata de de "Die Aufsteiger", que para los que no tengan alemán nivel eurogamer, quiere decir "Los Escaladores"...

Pese a su nombre, amigos de la simulación realista, abstenerse... Eso si, la foto es bonita
Este peculiar juego, que salió a la palestra en 2008 y que en algunos momentos fue prácticamente un juego de culto por la dificultad de encontrarlo, es la única obra publicada (o al menos eso dice la Biblia Gorda de los Gamers) de Holger Lanz,  un repeinado teutón con varias facetas creativas además de la lúdica en el que se fijó Klaus Zoch, si, el veterano autor y  mandamás de la editorial Zoch, para editar este juego en la editorial de carácter mas "Indy" de la que también forma parte, Chilli Spiele, dedicada a hacer pequeñas tiradas de juegos que por sus componentes son difíciles de hacer a gran escala y, en un principio, destinadas sólo para venta on line en la propia página de la editorial.

Normalmente en este párrafo suelo hablar del diseño gráfico del juego y de la pericia del dibujante en cuestión, pero en este caso no esta registrado, ya que supongo que el propio Holger seria quien pintaría los bloques de madera robados del juego de construcciones de su hijo, pero es que ni siquiera hay una portada como tal... Cosa que me da un respiro, ya que después de llevar unas cuantas suegroreseñas seguidas, ya no sabría que decir de Michael Menzel...

Imagen de uno de los primeros prototipos (fuente Holger Lanz Jr.)


Y es que, algo que llama la atención de los juegos de Chilli Spiele, como adelantaba hace unas lineas, es que son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados, empezando por el empaquetado del juego, que mas parece una caja de zapatos y que lleva un cartoncillo alrededor con una foto y cuatro  letras para indicarnos de cual de los juegos de Chilli Spiele se trata...  Y en el caso de Los Escaladores, es madera, muuuucha madera, distribuida en varios (muchos) bloques de diferentes tamaños y con las caras de diferente color, unas pequeñas escaleras (bloques y escaleras, esta vez Milagros no fue rebuscada), peones cabezones y marcadores redondos, que serán todo lo necesario para llevar a cabo una partidilla.

Pues bien, con todos esos materiales, la finalidad del juego es escalar lo mas alto posible (Holger Lanz tampoco fué muy rebuscado esta vez), mediante la colocación y movimiento de bloques, por los que nuestro peón cabezón deberá ir ascendiendo, eso si, siempre por los bloques que muestren una cara del color propio o del neutral (gris), en algunas ocasiones  podremos echar mano de nuestras escaleras para ascender mas rápido o para la ascensión de los contrarios con nuestros marcadores de bloqueo y teniendo en cuenta que, aunque no sea tu turno, si tu peón puede subir, sube... y mas o menos esto es todo. 

Desde que me hice con la caja de zapa..., con una copia del juego, supe que el aspecto de juego infantil (que puede serlo, pero no lo es exclusivamente), sumado a unas reglas no muy enrevesadas, era un must play para Milagros, que ya por aquel entonces (hablo de hace un par de años) estaba empezando a volverse sibarita en cuanto a lo que jugaba y los juegos con 200 tokens le empezaban a echar para atrás, por lo que nada mas salir a mesa ya despertó su curiosidad en la vertiente mas positiva, lo que provocó que finalmente fuera uno de esos juegos al que jugamos bastante y le cogimos el punto rapidamente. Nunca he sido de los que registran sus partidas por lo que no llevo la cuenta de cuantas veces he jugado a éste o áquel  juego, pero puedo asegurar que mas de veinte, seguro, de las cuales, tras la primera partida de aprendizaje, y en un momento en el que el Mortal Combo estaba mas unido que en la actualidad, fui perdiendo progresivamente hasta el punto en el que era imposible ascender, ya que madre e hija se ayudaban entre sí y pese a que soy buen perdedor, provocó una discusión y posterior enfado que conllevó que se convirtiera en un juego tabú en posteriores sesiones lúdicas y poco a poco quedó olvidado en un rincón del trastero... con lo que nos gustaba. 

¡¡¡Os juro por Alex Randolph que no obligue al mortal combo a jugar con coronas de papel!!!


Quizá ahora que el mortal combo ha notado señales de debilidad sea momento de sacarlo de nuevo, eso si, espero que no represente el final de este blog.

3 comentarios:

  1. Yo esperaría a que pasase 2012, no vayas a desencadenar el pitote ese que decían los mayas ;D

    Respecto al juego, la verdad que siempre le he tenido muchas ganas, pero era bastante carete y nunca me atreví a hacerme con uno :(

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. A mi me encantaría tenerlo... pero es muy caro y difícil de encontrar (lloro amargamente al pensarlo)

    ResponderEliminar
  3. Hummm, siempre le he tenido muchas ganas, a ver si me pido alguno, aunque con portes pica un poco.

    ResponderEliminar