martes, 1 de mayo de 2012

"El de Comprar y la Caridad" (a.k.a "Hab & Gut")

Yernos y Nueras, aquí estoy de nuevo con una suegrorreseña, en concreto de uno de los juegos que he podido estrenar recientemente con Milagros, pese a que los últimos días que hemos pasado juntos nos han dejado poco tiempo para jugar, ya que nos hemos dedicado a otros menesteres muy diferentes a disfrutar de momentos ludicosuegriles, pero siempre se puede sacar algún ratillo, mas aún cuando el juego no  tiene una duración excesiva, como es el caso del que hoy nos ocupa. Así pues, entre las pausas de unas obras de reforma de la casa de la madre de mi suegra (¿mi suegrabuela?), hemos podido quitarnos la espinita jugando algunas partidillas a Hab & Gut... vamos allá.

Una visión diferente de la Revolución Industrial...
Este juego viene de la mano y la mente de Carlo Rossi, autor italiano que ha cosechado su mayor éxito con este juego, pero con un dilatada carrera como creador de juegos, mas por la duración en el tiempo que por numero de juegos publicados, con una gran variedad de estilos, desde juegos infantiles a eurogames de dificultad media y que forma (o formó, a tenor de el ritmo de actualizaciones de su web) junto al también autor Alessandro Zucchini y el desarrollador Alfredo Berni, Cogito Studio, para la creación y desarrollo de juegos de mesa tanto propios como de otros autores. 

En cuanto al apartado gráfico, una imagen vale mas que mil palabras: 

El 83% de los lectores del blog se han quedado como estaban al ver esta foto...
Pues si, para ese 17% de personas lectoras del Blog, esas que pasan demasiado tiempo pensando en juegos y que pasan mas horas al día con BGG que con su familia, la imagen de este señor les resultará familiar, pero para el otro 83%, os presento a Michael Menzel, ya que hemos visto tantas veces sus dibujos, ya era hora de verlo a EL, mas aún cuando es la cuarta suegrorreseña seguida de un juego dibujado por EL, por lo que veo un poco repetitivo seguir elogiándole a EL, pese a que en este juego y como nos tiene acostumbrados, hace un trabajo magnifico... EL.

Mitomanías aparte, nos encontramos con uno de los juegos económicos mas sencillos y divertidos de los que he tenido opción de jugar, en la linea del clásico Aquire o el incomprendido, al vez que español, Ekonos,... juegos en los que se juega (valga la redundancia) con la especulación y el comprabaratovendecaro, y que ojala no saltaran del tablero de juego a la realidad tan a menudo y con consecuencias tan desastrosas.
Sin embargo en Hab & Gut no hablamos de acciones, si no de materias primas, en concreto seis, y no nos situamos en la bolsa, si no que el juego nos lleva hasta la Segunda Revolución Industrial, a principios del siglo pasado, cosa que siempre queda mucho mas agradable en un eurogame..., si hemos de ser especuladores sin escrúpulos, bueno quizá con unos pocos, mucho mejor si es hace 100 años.

Y es que esa es la finalidad del juego, ganar el máximo posible de dinero, pero con la peculiaridad, y aquí es donde vienen los poquillos escrúpulos de los que hablaba, de que tenemos que hacer obras de caridad para limpiar nuestra conciencia y poder ganar el juego, ya que el jugador que menos dinero haya aportado a los pobrecitos es eliminado inmediatamente del recuento final y mandado al infierno por desalmado. Para ello, el juego nos propone una mecánica bastante sencilla, en la que mediante cartas con distintos valores subiremos y bajaremos los precios de cada una de las mercancías que tenemos que comprar barato y vender caro, además, claro esta, de donar a la caridad..., lo que lo hace especial, es que la información sobre los precios que pueden subir y bajar, es compartida con los jugadores que están a tu lado, gracias a unos atriles que incorpora el juego y que impiden que el resto de jugadores vea las cartas del resto, a la vez que facilita que tu y el jugador a tu lado tengáis presente en todo momento las cartas disponibles. Incluso hay jugadores que los usan para otros juegos con gran número de cartas, o eso dicen las malas lenguas.

Definitivamente, mola mas a principios del siglo XX
Pese a que he comprobado que a Milagros le gustan los juegos en los que existe un factor monetario importante, nunca me había decidido por probar con un juego de especulación, así que cuando leí las reglas de este juego, supe que tenia que probarlo con(tra) el mortal combo, así que crecido tras el éxito de Safranito, sabia que cualquier propuesta iba a ser buena, o quizá no... La primera partida, casi  de prueba, funcionó sin problemas, alguna aclaración, pero el desmedido ímpetu de Milagros por hacer dinero provocó dos cosas, la primera, que reflexioné sobre la capacidad de mi Suegra para ser una broker en toda regla y la segunda, que se olvidó casi por completo de dejar dinero para los pobres desvalidos, lo que conllevo que inmediatamente perdiera la partida. Pero no quedo aquí, ya que pese a que Milagros es una excelente perdedora (será por las pocas veces que pierde), la cosa no podía quedar así y vi en sus ojos el ánimo de la revancha, posiblemente dolida consigo misma por no haber donado lo suficiente a la caridad, por lo que dedicó su segunda partida a asegurarse de que no quedaba descalificada de nuevo, lo que provocó dos cosas, la primera, que reflexioné sobre la capacidad de mi Suegra para dirigir una ONG y la segunda, que de tanto dinero como había aportado a la caridad, se ganó el cielo, pero no la partida...

Hemos jugado unas cuantas mas y digamos que ha encontrado el "equilibrio"...  

6 comentarios:

  1. Probamos el juego con los chicos de Melón con Jugón, y nos gustó. Nos encantó lo de poder ver sólo parte de las carta y la información compartida de manera parcial. Y sí, hay gente ultracaritativa que no para de dar y dar y dar... y pierden igual. Muy buen juego en verdad, una pena que no es para dos.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que me pasó a mi, que soy tan buena que perdí por "caridad". Simplemente me encanta este juego.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena suegrorreseña!!

    Este juego me encanta. Açun no conozco a nadie que lo haya probado y no le guste. Sencillo, divertido y diferente.

    ResponderEliminar
  4. Jooooder! y yo aún sin catarlo!
    Como me guste un pokitín se va a triplicar el efecto por la espera tan larga.

    ResponderEliminar
  5. Por aquí también nos gusta mucho; se explica en un periquete, tiene mucha chicha y es de lo más divertido.

    Se masca la tensión cuando ves que otro jugador compra acciones de un tipo que sabes que va a subir y piensas "Mierda, como empiecen a comprar todos no me llega ni unaaa"

    Y la regla de la caridad es maravillosa. Nada como ver al señor con más dinero hundirse en la miseria por no pensar en los pobres. Por desgracia el mundo real funciona exactamente al revés.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. YO lo considero una basica para la coleccion ya que aporta un puntito de pique al compartir las cartas y al ser tan sencillo de explicar es facil sacarlo a mesa . Y el precio que tiene, un gran juego.

    ResponderEliminar