sábado, 10 de marzo de 2012

"El de Castillos con Colores Raros" (a.k.a "Die Burgen von Burgund")

Yernos y Nueras, aquí estoy de nuevo tras una semana de descanso después del encuentro de Protos y Tipos, que nos dejó, porque se de buena tinta que no he sido el único, bastante exhaustos para el resto de la semana... ¿será que ninguno de los que fuimos tenemos 20 años?... En fin, reflexiones aparte sobre el envejecimiento y sus efectos, la vida sigue y he aprovechado la vuelta a casa de mi Suegra para proponer un juego del que, pese a que había escuchado mucho sobre él, aún no había probado y, quizá un poco envalentonado tras jugar al Puerto Rico con Milagros mas de un año después de la última partida, propuse aprender a jugar a una de las ultimas joyas de Feld, el conocido en Castellano como "Castillos de Borgoña" 

¿Os gustan los Castillos? da igual la respuesta, esto es un euro puro y duro

Como decía, Castillos de Borgoña (o de Burgundia, que también existe, como Teruel), es uno de los últimos pepinazos de Stefan Feld, autor del que ya hemos hablado anteriormente, pero que si alguien anda despistado, es uno de los autores alemanes, que si bien no ha sido reconocido con  ningún premio, goza de una mágnifica reputación dentro del mundo jugón, con títulos destinados a convertirse en eurogames clásicos, como "En el año del dragón", "Notre Damme", "Roma" o "Die Speicherstadt"... Todos ellos juegos donde ha demostrado su originalidad de mecánicas, sin salirse de los cánones del euro puro y duro, en el que el la inmersión temática es cero pelotero, por lo que si esta vez toca construir castillos, pues como si nos toca plantar caña de azúcar, si la mecánica es buena, para qué preocuparse del tema ¿no?. y en este caso, el bueno de Feld nos sorprende con una nueva mecánica con dados de las que el sólo sabe hacer...

En el apartado gráfico nos encontramos a dos grandes maestros, por un lado a Julien Delval,´ilustrador parisino del que personalmente había visto muchos de sus diseños sin saber que eran suyos y que destaca no sólo por ser habitual portadista de los juegos de Alea, si no que además es el culpable de las portadas y dibujos de distintas familias de juegos, como "Aventureros al Tren", "Battlelore" o "Memoir 44", además de un buen montón de juegos para la editorial "Days of Wonder" o incluso algunas cartas de Dominion... ahí es nada.
Por otro lado, nos encontramos a Harald Lieske, ilustrador y diseñador que también ha hecho sus pinitos como autor, pero que también ha ilustrado un buen número de juegos, generalmente encargándose del diseño gráfico de los tableros, como por ejemplo en la versión Décimo Aniversario del genial "Puerto Rico" o el que para mi, es uno de los mejores juegos para 2 "Aton". 
No podemos decir que el trabajo de ninguno de los dos para este juego sea el mas brillante, pero creo que las propias características del juego no dejaban mucho margen a los diseñadores para lucirse... aunque otra paleta de colores , sobre todo para el reverso de las losetas hubieran facilitado mucho las cosas...

¿Eres Daltónico? da igual, en este juego vas a sentir que lo eres... 
Y es que "Castles of Burgundy" es un despropósito de minúsculas losetas hexagonales en colores pastel, que sumadas a unos tableros personalizados, tambien en colores demasiado claritos, hacen que cada partida sintamos que una fuerza mayor nos está castigando por haber bromeado sobre el daltónismo aunque haya sido una sola vez en la vida... Pero superando ese escoyo, nos encontramos con un gran juego de combos, ya que esa es una de las principales características del juego, intentar maximizar tus objetivos mediante el uso de tus acciones, que en cada ronda, van a ser sólo 2 y determinadas por otros tantos dados. Y en eso el señor Feld es un maestro, ya que con una simpleza de mecánicas apabullante, nos vemos inmersos en un juego en el que la elección de las dos acciones en cada turno, se vuelve determinante y no hay un solo camino para el éxito. Así pues, mediante la tirada de dos dados, tendremos que elegir entre coger losetas del tableo central, colocar una loseta de las que habíamos cogido en un lugar de nuestro tablero personal o coger dos currelas que nos permiten manipular los dados..., esto es lo básico, porque después todas las losetas nos dan otras acciones, puntos, repetición de acciones, etc... Mientras vamos completando nuestra parcela (tablero personal), que podemos elegir entre tenerla igual todos o cada uno diferente... A grandes rasgos, esto es el juego... Si, a mi tampoco me habría quedado claro, pero tienes un montón de buenas reseñas en las que te explican como jugar, incluso las reglas en castellano.

¿Ilusionado con jugar con Milagros? da igual, el juego es "feo"...

Pues bien, jugué por primera vez a este juego hace un par de semanas y no encontraba el momento de volver a jugarlo (en el encuentro de Protos y Tipos hubiera estado un poco feo), así que aprovechando que Mónica tenia cuerpo de Puerto Rico y envalentonado tras la partida (iluso de mi) en la que pensaba que Milagros volvería a jugar euros duros como hace (demasiado) tiempo que no jugamos, propuse jugar a los castillitos, que de primeras, era uno de los posibles juegos que le podían gustar, ya que tiene dados, pocas decisiones y un tiempo de juego relativamente corto... Pero eso es lo que yo pensaba, ya que durante el setup (lo que viene a ser un despliegue inicial en castellano), los colores pastel de las losetas comenzaron a ser objeto de debate ("siii, a mi tampoco me gustan, pero ya vereis que el juego es chulo"), pero pese a todo, las convencí para jugar, con una miniexplicación que anticipaba que la partida iba a ser bastante tutorizada, cosa que a estas alturas no me importa tanto si tengo que elegir entre jugar tutorizando... o no jugar. Pero los problemas no terminaron ahí, si no que durante la partida en un momento a medio camino entre lo patético y lo patético, me di cuenta de que había organizado las losetas en el tablero de manera pésima y había mezclado algunos colores (dato este que no conoció el Mortal combo en ese momento), pero que supongo que tuvo que ver en el devenir de la partida... El caso es que yo pensaba que había explicado el juego bien, pero la partida no fluía con los combos que yo esperaba que surgiesen, haciendo que Milagros se bloquease tras completar todos sus animales, que al fin y al cabo es lo que da puntos... y casi con lo único que se había quedado sobre el juego en general... Resultado, que llegó un momento en que se había hecho demasiado tarde y no acabamos la partida..., pero creo que tampoco habían quedado muchas ganas y menos cuando Milagros exclamó "Si es que, entre fichicas y colores raros, aixo es un lio grandisim"... 
.

3 comentarios:

  1. Sí que es feo, sí.

    Una pena que un juego tan bueno tenga un diseño tan penoso.

    Normal que a Milagros no le gustara.

    ResponderEliminar
  2. Pues los colores también nos confundieron a nosotros. Y feo es un rato, y nos cuesta diferenciar al principio los edificios (más que diferenciar, localizarlos y saber cuales son). Pero bueno, espero que vayamos mejorando, y que no cueste mucho plastificar los mantelitos personales, que son una birria.

    ResponderEliminar
  3. No me extraña nada que no le haya gustado, Chemo. Fijo que le han echado para atrás la falta absoluta de interacción y la abstracción extrema de la que se jacta este juego (y las mecánicas no son tan brillantes como parecen ser para casi todo el mundo: es un solitario multijugador de los más onanistas que he visto jamás). Es el único Feld que he vendido tras 4 ó 5 partidas.

    Ya en serio, este creo que no funcionaría a nivel familiar, pues es más de juegones, y más específicamente de jugones de euros.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar