viernes, 13 de enero de 2012

Jugando con la Suegra de... Marco Serrano

Nueras y Yernos, hoy vamos a conocer un poco mas de cerca a Sofía, la Suegra de Marco, el tremendo jugón que se esconde tras el nick de Seldonita y que he tuve la suerte de conocer hace unos dos años mas o menos, cuando era un iniciado en todo esto de los juegos de mesa, pero que en poco tiempo se ha convertido en un jugón de pro, cofundador del grupo de juego "El Hombre que Ríe" con el que tantas buenas sesiones he compartido, también relata sus partidas e impresiones lúdicas en el blog homónimo (y en el que podéis encontrarme con la mirada Yin Yan y la mirada Carrom). Hoy por hoy hay pocos juegos a los que no les haya echado una partida (o al menos un ojo) y si vives en el sur, es fácil que lo conozcas, ya que desde su éxodo a tierras andaluzas, es un habitual de kedadas y jornadas que se celebran por allí... Y lo mismo te juega un Hannabi que un High Frontier, como buen amante de la ciencia ficción (cualquier día nos sorprende con un juego con esta temática)... Sus hábitos lúdicos, son muchos, pero, vamos a conocer los de su Suegra...

1- Presentanos brevemente a tu Suegra

Pues mi futura suegra es una señora recién jubilada (es decir, con mucho tiempo libre), cinturón negro de haikido (no puedo hacerla enfandar, se entiende), amante de la New Age desde hace unos diez años, profesora de inglés de secundaria durante mucho tiempo, y que posee el don de tener una mente abierta a nuevas experiencias y actividades (como las artes marciales, yoga, meditación, pilates, tai-chi, etc).

Conociendo las aficiones de Sofía... ¿habrá probado Marco con este juego?

2- Háblanos de sus hábitos lúdicos

Pues que yo sepa, antes de que yo le enseñara ningún juego moderno, creo que sólo le pegó a los juegos de cartas de la baraja española, y quizá tan sólo a un UNO que se pilló mi cuñado hace dos años y que nos mostró entonces (fueron aquellas unas partidas épicas y novedosas). Como otros tantos mayores, nunca se había fijado en que existieran estos juegos o sencillamente no le habían llamado la atención.

3- Si lo recuerdas ¿que es lo que pensó cuando conoció tu hobby?

Pues al principio no entendió muy bien qué rayos era esto, y cuando llevé juegos por primera vez (tras haber comentado dos o tres veces, en las comidas familiares, que estábamos empezando a introducirnos en este mundillo), se mostraba cauta y preocupada, pero a la vez y afortunadamente, expectante e interesada.


4- Y... ¿que es lo que piensa ahora?

Durante un tiempo pensó que era una locura gastarse el dinero en algo así, pero yo argüía que era mi único vicio conocido, y que era mejor gastarse la pasta en algo que permanecía en la estantería y que podías usarlo de vez en cuando que no gastárselo por ejemplo en otra afición menos integradora que no pudiera compartir con las personas que me rodeaban. Cuando jugamos un par de veces entendió las posibilidades del asunto, y su capacidad de reunir a gente tan dispar en torno a una mesa y hacer algo más allá que charlar o ver la tele: interactuar a un similar nivel, intelectual y emocionalmente. Actualmente creo que sigue pensando que es una locura seguir gastando pasta teniendo tantos juegos (cuando viene a casa se queda mirando la estantería sin atreverse a decir nada...), pero lo tolera e intenta entender.

5- ¿A cuantos juegos habrás jugado con tu suegra?

Creo que he logrado explicarle y jugar a unos 5-6 juegos, en dos años. Osea que ni de lejos llego a tu nivel con tu suegra (ya quisiera). Ocurrió que las primeras veces que yo avisaba de que llevaría algo para la sobremesa de una comida en su casa, el entusiasmo por hacer alguna actividad con su yerno y con sus hijas la motivaba bastante, pero finalmente le llegó a abrumar el tener que aprenderse unas reglas diferentes (por sencillo que fuera el juego) cada vez que jugábamos. Llegó un momento en que pidió que repitiéramos los juegos que ya conocíamos, y eso hicimos. Pero a partir de ahí desgraciadamente quedamos mucho menos para jugar (es decir, desde entonces me llevo en menos ocasiones juegos a casa de mi suegra cuando vamos a comer).


6- ¿Cual es el ultimo juego al que has jugado con tu suegra?

Sin lugar a dudas, el Mixmo, que siempre le ha gustado y al que encadenamos varias partidas seguidas cuando lo llevo. Un juego magnífico para la familia, muy sencillo, rápido de explicar, que no cansa, y que satisface tanto a no jugones como a jugadores de pellejo grueso. Y además, puedes llevarlo fácilmente en un bolsillo o en la mochila...

...si alguien se cansa del Mixmo, puede buscar soluciones creativas...

7- ¿Cual es el juego que mas le ha gustado? ¿Y el que menos?

Creo que el que más le gustó fue el Catan, aunque no estoy seguro porque aún no lo hemos repetido. Sin embargo, la cara de felicidad que ponía cuando intentaba liar a su hija vendiéndole la moto (en nuestro caso no hay Mortal Combo, sino casi todo lo contrario), y las peleas que se generaban entre hermanas para que nadie engañara a nadie creo que no se ha repetido en otro juego. Otro que le gusta mucho es el Dixit, pero a quién no le gusta ese juego...

8- ¿Cual es la próxima partida que le tienes preparada?

Por el momento ninguna, porque ya te digo que mi suegra me amenazó con desheredarme si le explicaba un juego nuevo. Primero hemos de quemar los poquillos que hemos jugado antes de dar el salto a otra aventura jueguil, y la verdad es que quemar los 6 juegos que hemos probado puede llevarle a ella unos 3 años, al ritmo actual que llevamos de partidas :( 

Pero sin duda me gustaría enseñarle muchos, sobretodo los que más interacción generan (quiero volver a ver esos intentos de liar a la gente y esas peleas fraterno-paternales), como por ejemplo: CiudadelasChinatownCondottiereTrogloditargh...


9- ¿A que juego nunca jugarás con tu Suegra?

Pues se me ocurren dos tipos de juegos que no podría jugar con ella y que por tanto no llevaría jamás: primero, los difíciles de jugar y/o aprender (comoSetRicochet Robots, etc), que no veas lo que les cuesta a nuestros mayores (y a muchos amigos que no nos imaginábamos) aprender cosas nuevas, como unas reglas; segundo, a los que tengan demasiada interacción, tipo wargames o de lucha (Ascending EmpiresPopular Front), o los temáticos en plan mazmorras y figuritas. La cosa es que, aunque no me motive el llevarlos, fijo que convenientemente adiestrada pueden llegar a gustarle y funcionar muy bien, pero sinceramente, es tanto el trabajo que hay que hacer en ese caso... que me conformo con repetir ese Catan, que bastante lidia supone ya.

Entre el amor por el catán de Sofia y el amor por la ciencia ficción de Marco,
 preveo que este será una compra segura para las labores de evangelización ludicosuegril...
10-¿Algo que añadir? 

La verdad es que no me hubiera planteado jugar con mi suegra sino hubiera sido porque conocía este blog. Al principio me decía: ¿para qué intentarlo, para que piensen mis suegros que soy más raro aún de lo que aparento cuando le enseñe lo que son los juegos estos de los que hablo? Pero después, al ver tu éxito, me animé a intentarlo y no salió mal del todo. Me quedo de esta experiencia sobretodo con la dificultad que muestran nuestros ascendientes con las reglas nuevas: se nota ahí claramente lo acomodados que andamos a veces por la vida sin aprender cosas nuevas y sin enfrentarnos a retos tan gordos como entender unas reglas explicadas en pocos minutos y desarrollar un comportamiento específico inmediatamente después. Aparte de esto, diré que no he perdido la esperanza en jugar a algún juego de gestión con mi suegra y que vea las reales posibilidades de estos juegos europeos. Mira que si ve la luz en ellos y termina viniéndose con mi grupo a jugar tochadas de 6 horas... ¿Te imaginas?


Me lo puedo imaginar, pero me resulta dificil..., en cualquier caso, muchas gracias a Marco por presentarnos a Sofía y espero que en el futuro jugueis a  muchos mas...

1 comentario:

  1. Animo Marco que con el sitio tan chulo que teneis para jugar con los suegros (sol y piscinita....) merece la pena intentar introducirlos una y otra vez!

    ResponderEliminar