domingo, 8 de enero de 2012

"El de los Monstruos Japoneses" (a.k.a "King of Tokyo")

Yernos y Nueras, al fin han pasado las navidades, época que personalmente detesto por varios motivos que no vienen al caso y en las que intento pasar lo mas desapercibido posible, tanto, que no os voy a contar lo que me han traído los reyes, porque no me han traído nada y no es que haya sido malo (que igual también),si no que hace años que prefiero que si me han de regalar algo, que lo hagan un 12 de junio, por ejemplo, día en el que un regalo sería una sorpresa de verdad... Desvarios agnósticos y anticonsumistas aparte, estos días presentan una oportunidad única para ejercer la evangelización lúdica y/o para jugar aprovechando los días de vacaciones y, en este sentido, no me puedo quejar.

Entre las múltiples partidas que he jugado, destacar las del Parade, que sigue triunfando por su sencillez y originalidad; al Tobago, que pese a haber sido uno de los nominados a Spiel des Suegras 2010 ha sido un fracaso ludicosuegril total y unas cuantas al juego que hoy nos ocupa, y eso que no las tenia todas conmigo cuando, unos días antes de la vorágine navideña, me acerqué a Valencia para echar unas partidas y aproveche la visita para acercarme a conocer la tienda Homoludicus Valencia y charlar un poco con los chicos de la Asociación Impuls, que gestiona la tienda sin ánimo de lucro, revertiendo todo el beneficio en las actividades de la Asociación, grandioso motivo para apoyar la iniciativa, comprando un King of Tokyo, por ejemplo. Y eso que he de reconocer que personalmente tengo una relación de amor/odio con este juego, pero antes de entrar en valoraciones, vamos a conocer un poco mas...

Mr Garfield, no se conformó sólo con esto...
King of Tokyo, es el último superventas de Richard Garfield, un autor acostumbrado a los best sellers lúdicos, un autentico Rey Midas en cuanto a producción lúdica se refiere (aunque también tenga juegos bastante desconocidos), pero que irrumpió con fuerza hace casi 20 años, con la aparición del archiconocido Magic: The Gathering, juego al que personalmente no he jugado, ya que apareció cuando empecé a dejar mi primera época jugona en beneficio de otros quehaceres y en mi regreso, siempre me ha dado mucha pereza (y miedo, economicamente hablando) empezar a jugar... Entre otros juegos destacados de Mr Garfield, encontramos el frenético y caótico Roborally o la adaptación de un juego de cartas "tuneado" de cuyo nombre no quiero acordarme y que se denominó El Gran Dalmuty...

En cuanto a los dibujillos, el encargado de realizarlos ha sido un completo desconocido para el mundo lúdico hasta el momento, Benjamin Raynal, pero que con sus ilustraciones (y son muuuuuuchas) impregna al juego de un estilo mas cercano al cómic que a las películas de Serie B y que personalmente, veo un acierto, para desdramatizar y hacer divertido que un grupo de monstruos gigantes destrocen una ciudad sin ningún tipo de piedad.

Y es que de esto trata King of Tokyo, en el que cada jugador encarna a uno de esos tipos grandotes que aparecen las películas y literatura de ciencia ficción de las series de la B a la Z, entre los que encontramos un primo hermano de Godzilla, un King Kong Cibernético, un PseudoChtulhu, Robots y Alienigenas de dudosa procedencia, todos con la finalidad de ser los putos amos, o lo que es lo mismo, quedar el último en pie o ser el monstruo que mas acojone a los tokiotas... Basicamente un "todo vale", en el que la temática pesa sobre una mecánica "push your luck" de lanzamiento y relanzamiento de dados, que nos recuerda a juegos como Pickomino, el clásico Yahtze o Banjooli Xeet (ejem), entre otros y que, en un ejercicio de fidelidad máxima hacia el tema del juego, esta sobreproducido a mas no poder, haciendo que un juego que perfectamente podría caber en una caja tipo Ciudadelas, engorde hasta la caja Catán, teniendo como consecuencia que el precio, por supuesto, engorde (una de las razones de mi odio por el juego). Y es que nos encontramos con un tablero prácticamente innecesario, los seis personajes reproducidos en cartón con unas peanas tamaño moneda de 2 euros, además de su correspondiente ficha de control con 2 ruletas, 8 dados tamaño familiar (2 de los cuales se usan en una de cada 7 partidas), cartas tipo calendario y unos cuantos cubitos de energía en plástico verde translúcido de lo mas guay.

King Kong Cibernetico de la versión Halloween
Volviendo a la mecánica, la cosa es sencilla, tirar dados hasta tres veces y con los resultados dar ostias por doquier a los demás si estas en Tokyo o al monstruo que ande por Tokyo si es que estás fuera, recuperar puntos de vida (siempre y cuando no estés en Tokyo), hacer puntos (con 20 te conviertes en la superstar de los destruyeciudades) y conseguir energía que te permitirá coger cartas para hacer que tu gigantomascota consiga mas y mas poderes o destruya cosas en Tokyo, que por ende darán mas puntos. Y es que la principal gracia del juego, esta en la inmersión temática que conlleva ir consiguiendo las cartas y  fué lo que mas me gustó tras mi primera partida en las JESTA, lo divertido que puede ser si te metes un poco en el rollo  bestiaparda (uno de los motivos de mi amor por el juego) y que todo esto se lleve a cabo en 20 minutos... Por ponerle un pero mas, el tema de que haya descalificación, como buen eurogamer, es algo que no me gusta demasiado, pero dadas las mecánicas del juego, me decanto por denominarlo como un "Eurotrash". 


Una relación dificil a primera vista... igual que la de Milagros con los juegos temáticos
Sin muchas esperanzas, aunque ya me lo había propuesto tras ver como la unión del Mortal Combo se resquebrajaba jugando al Survive!, saque el juego en una sobremesa postnavideña, simplemente para ver que pasaba, aunque como digo, mis esperanzas eran bastante vanas, ya que Milagros precisamente, no es una amante de las pelis de Godzilla y su hija, pues menos aún... cosa que se confirmo tras ver la cara que ponían al ver la portada, sin embargo, no desfallecí en mi intento y una buena manera de convencerlas, fue decirles que una partida dura unos 20 minutos y que si no gustaba, como el Tobago, el sufrimiento iba a ser menor. Así pues y tras mi especialización en explicaciones express, explique el juego en un minuto (aunque no se necesita mucho mas en condiciones "normales") y al momento estábamos dándonos de ost... tirando dados cada uno con nuestro monstruito preferido. De repente, contemplé como sus rostros iban cambiando y no sólo aprobaban el juego, si no que lo disfrutaban, incluso enfrentándose entre ellas (RIP Mortal Combo!!!), y entre tirada y tirada, una frase cumbre de la historia ludicosuegril, cuando Milagros, tras acumular bastantes energías, soltó: "Encara no cal dar muchas garrotadas, de primer, voy a agarrar cartas y cuando haya que empezar a matar, se mata"... y que te diga esto una Suegra, aunque sea jugando, es bastante fuerte... Muerte tras muerte completamos un montón de partidas y realmente les encantó (otro de los motivos de mi amor por el juego), aunque como ha ocurrido con otros juegos, tengo miedo de que no quieran jugar a otra cosa (otro de los motivos de mi odio por el juego) 

7 comentarios:

  1. Habrá que probarlo... No soy para nada de cartas pero últimamente, con este tipo de juego sencillo la verdad le estoy cogiendo vicio. Debe ser la pereza de desplegar juegos de tablero con mil fichas... :-) Buena entrada

    ResponderEliminar
  2. A mí es uno de los juegos que más me ha gustado del pasado año. Es la tontería más gorda del mundo, pero la gente se pica una barbaridad, y te echas 2/3 seguidas casi sin darte cuenta. O al menos eso nos pasa en el grupo.

    ResponderEliminar
  3. Como te pongas te puedes exar cinco o seis partidas seguidas. Es super adictivo!!!

    ResponderEliminar
  4. Mi relación con el juego, en cambio, es directamente de odio. Comprendo que pueda ser efectivo con la familia o con los amigos menos jugones, pero de verdad que hay muchos juegos mucho mejores y más divertidos para mi gusto personal que este (y sobretodo más baratos).

    Lo que más me fastidia es que si el autor no fuera el que es, no habría vendido ni una décima parte. Puro Marketing...

    Y no, aunque parezca popero, no lo soy ;)

    Ey, pero me alegra que te funcionara. Eso es lo que importa.

    ResponderEliminar
  5. A mi tampoco me gustó. Si, es muy bonito, pero ese precio en esa caja para un juego que no pasa de filter con aspiraciones a familiar... Manda narices. El Roll through the ages es parecido, pero con la apariencia menos cuidada y un poco más multisolitario que este. Tampoco tiene nada de pensar, por que es sólo tirar dados, y te pueden matar el monstruo en 0'0 de chiripa y sin apenas poder defenderte. Si hubiesen cuidado el tamaño para adecuarlo al típico juego de 10€ no estaría del todo mal.

    ResponderEliminar
  6. Me alucina que este juego triunfara tanto en ambitos suegriles, y la frase de Milagros de verdad es para enmarcar XD
    A mi personalmente el juego no me emociona mucho, sobre todo porque lo de que se eliminen jugadores me tira mucho para atras, pero tambien es verdad que cada vez que lo han sacado en alguna quedada hemos echado un par de partidas seguidas como minimo... eso es que algo tendra!

    Godzilla rules!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo lo compré finalmente y tiene nucho exito entre no jugones y para abrir tardes-noches o cerrarlas. Lo del precio completamente de acuerdo mucha pasta para un juego así sólo por la apariencia pero bueno...hay que mirar que es un juego que iniciará a mucha gente y eso siempre es bueno.

    ResponderEliminar