jueves, 8 de diciembre de 2011

"El de Negociar Gambas con Chinos" (a.k.a "Chinatown")

Nueras y Yernos, dado que hasta que la semana que viene creo que seguiré sin poder jugar a nada nuevo con Milagros y hace casi dos meses que no hago una suegroreseña, voy a tirar de hemeroteca para hablaros de un juego con el que hemos disfrutado (aunque mejor debería decir, que el mortal combo ha disfrutado) en bastantes ocasiones y que a mi entender es el mejor juego de negociación de los últimos 10 años, por si no has leído el título, pues si, es Chinatown... Un juego que originalmente fué publicado por Alea en el último año del siglo pasado y que hasta 2008, año en el que fue reeditado por la editorial canadiense Filosofia Editions, fue pasto de los especuladores lúdicos que al igual que con otros juegos como San Marco, inflaron su precio de segunda mano hasta límites insospechados...

El nombre de esta tienda, resume perfectamente como se juega a Chinatown... ¿100?, no ¿500? no, ¿1000?, mas...

Este juego, considerado por algunos como una obra maestra en los juegos de negociación, es obra de Karsten Hartwig, autor no demasiado prolífico o sin no demasiada suerte en el mundo editorial, ya que según su ficha en BGG solo tiene dos juegos publicados aparte de Chinatown, Augsburg 1520, también en Alea y un (para mi) desconocido juego de aviones publicado por Queen Games, Lucky Loop. Caso extraño el del amigo Karsten, ya que habitualmente las editoriales intentan que cuando un autor se ha sacado de la manga un éxito como Chinatown, se de prisa en hacer nuevos juegos para aprovechar el tirón... ¡Ah!, se me olvidaba que estamos hablando del siglo pasado....

En cuanto al apartado gráfico del juego, he de decir que tengo la última versión de Filosofia, por lo que no puedo opinar sobre la antigua versión de Alea (vamos, que no tengo tanto dinero), pero si el juego en sí es bueno, en esta nueva edición se puede decir que el trabajo de Mathieu Leysenne es el envoltorio perfecto para este gran (y lo digo también en sentido literal) juego. Y es que la calidad de este dibujante, ha quedado patente en varios juegos de mesa, como Jamaica o Animalia, pero, al igual que lo poco prolífico de Hartwig, Leysenne ha dibujado no mas de diez juegos, lo que sorprende, ya que tiene un estilo muy cercano a Miguel Coimbra, llegando a confundir los trabajos de uno y otro... 
Y es que los componentes de, como decía antes, este juego de caja desmedida (ya que es grandísimo y no responde a ningún tamaño standard), son de categoría superior, la edición es una gozada y pese a lo sobrio de un tablero que no daba para mucho, el efecto de los edificios y las losetas de negocios son una verdadera maravilla.

Para quien se queje de que al final el tablero queda un poco caótico, ya ves, la realidad supera siempre la ficción
Pues bien, una vez hechas las presentaciones, vamos a conocer un poco mas el alma del juego, en el que si te gusta negociar, disfrutaras de principio a fin, ya que es un juego en el que se puede negociar con todo y cuando digo con todo, digo CON TODO... (bueno, pero sin pasar ciertos limites, porque si no puede que pierdas amigos...). Básicamente el juego trata de que eres un empresario chino que  te vas a instalar en Chinatown NY para montar negocios que van desde talleres de confección (pero legales, nada de sótanos infestados), a lavanderías, restaurantes (de aquí el negociar con gambas de Milagros, que le encantan), todo a un dolar y todo lo que se te ponga por delante con el fin de sacar el mayor beneficio en los cinco años (rondas) que dura la partida. Para ello, contarás con títulos de propiedad de los terrenos, negocios que dan mayor o menor beneficio según su tamaño y tipo y montones de dinero... Basicamente el juego trata de coger títulos de propiedad, construir negocios y empezar a negociar simultaneamente con el resto de jugadores, con los consiguientes negocios por lo bajini, tratos desmesurados, puñaladas traperas y monopolios que ello conlleva. En fin, una genialidad y una oda al modelo de crecimiento de los comercios chinos, vamos que lo del tema en este juego, parece que no está muy pegado...

Otro de los documentos gráficos que demuestran que el tema no está pegado...

Siempre me han gustado los juegos de negociación, desde que jugué la primera partida al Catán o como esta implementado en otros juegos como Kuhandel... y parece ser que al mortal combo en conjunto también, ya que en la época en la que descubrimos que en otra vida habíamos sido fenicios, jugamos bastantes partidas al juego que hoy nos ocupa, pero creo que no se si volveré a jugarlo mucho con Milagros, ya que para poder hacer algo decente en este juego, mi jugada dependía completamente del azar, ya que siempre he estado supeditado a que me salieran buenos terrenos y negocios en el reparto, porque lo de negociar conmigo, parecía que tuviera un embargo comercial, que empezó con el rollo de "Contigo no negociamos, que nos ganas" y acabó con "Contigo no negociamos... pringao", siendo la secuencia de juego un intercambio entre madre e hija primero y después miraban entre mis fichas a ver si les interesaba algo o me podían dar una limosna, haciendo que cada partida mi cabreo fuera en aumento y que no quisiera volver a saber nada de este juego...  Quizá pruebe a sacarlo proximamente...

AVISO: En la redacción de esta suegroreseña, no se ha explotado laboralmente a ningún ciudadano chino...

 

4 comentarios:

  1. ¡Pues debes ser el único ser sobre la Tierra que no los explota!.

    Es increíble cómo, sin poner ni una imagen del juego, puedes lograr que me entren unas ganas locas de jugarlo... XD

    Espectacular suegroreseña... como espectacular es el cartel de "Procima apetura tienda bazar"... (a tomar por culo todos los estudios de márqueting y diseño gráfico hombreeeee).

    ResponderEliminar
  2. Gran juego, de esos que nunca venderás, que saca además las pedradas de los jugadores, y lo más maligno también. Debería jugarse en los últimos cursos de Psicología, digo yo, jajaja.

    Y Diego, eso de que dos se alíen contra un tercero no tiene precio. Es mejor cuando lo haces tú con otro y contra el que siempre gana, pero a veces toca sufrirlo uno mismo... Yo como soy bueno nunca me ha pasado...

    ResponderEliminar
  3. Pues esta ha sido nuestra última adquisición y tengo muchas ganas de probarlo. Y Después de tu reseña, mas ganas todavía. Quizás este fin de semana nos juntemos y lo probemos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Y lo tienen por 11,30 en Milan Spiele y vamos a pedir dentro de poco... que daño me haces tocayo! ;D

    Genial suegroreseña la verdad!

    Un saludo!

    ResponderEliminar