jueves, 4 de agosto de 2011

"Els Camellets" (a.k.a "Yspahan")

[MODO PENSAMIENTO REFLEXIVO ON]
Joer, entre el Spiel des Suegras entrevistas y artículos varios hace mogollón que no hago una Suegroreseña, pero ultimamente no he estrenado ningún juego con Milagros o hemos repetido algunos juegos que ya están reseñados o que no vale la pena reseñar..., entre los ya reseñados, 21 Motines, St Petesburg, Die Speicherstadt, Yspahan... ¡¡¡ostras!!!, ¡¡¡pero como puede ser que a estas alturas no haya reseñado Yspahan!!! esto hay que arreglarlo...
[MODO PENSAMIENTO REFLEXIVO OFF]

Bien, pues tras esta transcripción de una conversación mental conmigo mismo, en el que descubrí que uno de los mejores juegos familiares de la década (y no lo digo yo, lo dice Milagros) aún no tenia su Suegroreseña os voy a hablar de este juego que en esta época del hype  y del "usarytirar" lúdico, se ha mantenido como una apuesta segura a la hora de jugar una partidilla con mi Suegra, e incluso con otros grupos de juego...
Pese a que ya he desvelado de primeras que Yspahan es uno de los juegos preferidos de Milagros, tras estos años de jugar con ella he descubierto un hecho algo insólito... A Milagros le suelen gustar los juegos que tienen camellos, y no me refiero a que Milagros busque alguien que le pase algo con lo que colocarse, no; me refiero a que los juegos que entre su temática y/o componentes cuenta con un buen puñado de camellos... Evidentemente que bautizara a este juego como "Els Camellets", responde a que fue el primero, pero ha jugado sin rechistar a "A través del Desierto", "Timbuktu" o "Jaipur" por poner algunos ejemplos...

Cuando digo que a Milagros le gustan los juegos de camellos, no me refiero a esto en concreto...

Y precisamente es eso lo que nos encontramos en la portada de Yspahan, un par de camellos , uno en primer plano montado por un Tuareg y otro, que igual pasa mas desapercibido al que están cargándole unos fardos... y que portada, personalmente es una de mis preferidas, obra de Arnaud Demaegd, habitual portadista de Ystari Games y en gran parte culpable de que los juegos de esta editorial siempre entren por los ojos, además, claro está de por la calidad y originalidad de sus mecánicas... Lo que nos encontramos dentro de la caja, es no menos interesante sobre todo por su practicidad e idoneidad para el juego, ¡¡¡ese tablero con los zocos a vista de pájaro es una delicia!!! Destacar que existe una versión de coleccionista  publicada por QWG y diseñada por Myke Doyle, pero no la he visto, y es que ahora mismo de coleccionista tengo poco...

El juego, al igual que otro de los mejores juegos de camellos (si, hablo de Jaipur) es obra de Sébastien Pauchon, del que si en el artículo de Jaipur hablabamos de su afición al billar y otros de sus juegos mas conocidos, en esta ocasión os puedo decir que fué beneficiario de la Beca Spiel des Jahres, básicamente una ayuda para que los autores noveles tengan una buena oportunidad para ser publicados... ¿Para cuando un autor español con la Beca Spiel des Jahres? y mas aún... ¿Para cuando una Beca Spiel des Suegras?

Si las ranas han empezado a criar pelo, quizá pronto veamos a algún autor español becado... y ojo, que es una rana real, concretamente del género Trichobatrachus Robustus


 Bien, tras estos desvaríos propios de una aficionado a los camellos, y no, esta vez no hablo de los que tienen joroba y viven en el desierto, os voy a contar de que trata este juego, que como buen Eurogame, tener tema tiene, pero posiblemente si no hubiera sido publicado por YStari Games, no se llamaría YSpahan, porque según las reglas, nos encontramos en la ciudad de Isfahan (cualquier parecido con Yspahan es pura coincidencia) y somos mercaderes que queremos vender mercancías en los alborotados zocos de la ciudad, concretamente en los de los barrios del saco, el barril, el cofre y el jarrón, o bien mandarlas a otras ciudades...y aquí entran en juego los camellos con joroba, además de construirnos unos edificios que nos van a dar grandes alegrías, puntos de victoria y beneficios durante la partida... este es el punto de partida del juego, que como decía es en esta ciudad, pero podía ser perfectamente el gran bazar de Estambul...

En cualquier caso, Yspahan, nominado al Spiel des Jahres en el 2007 que casi se me olvida decirlo, nos sorprende por ser un juego de dados, muchos dados, pero que, como bien le gusta decir a mi amigo Marco (a.k.a seldonita), no es "otro de esos juegos destrozados por el azar", porque el azar interviene, si, pero no es definitivo, ya que este juego te obliga a estar tomando decisiones en cada turno por que pese a estar "obligado" por los dados, tienes varias opciones o caminos por donde desarrollar tu estrategia. El punto de partida es sencillo, se tiran los 9 dados y se distribuyen en un tablero con forma de torre, el resultado mas alto siempre arriba para llevarte monedas y el mas bajo..., pues siempre abajo para llevarte camellos, y por medio los 4 barrios. En base a esa tirada tu podrás mandar mercancías a los barrios (además de coger  monedetes o camellets) lo que produce que haya algunos barrios que no estén disponibles en algunos turnos, evidentemente son los que mas puntúan. Si no quieres o no te sirve, puedes mover al supervisor, que mandara mercancías a la caravana, a veces para putear, porque si no completas uno de los zocos del barrio al final de la semana (se juegan tres semanas en total), no lo puntuaras, pero ojo, la caravana te puede dar también un porrón de puntos, además de los edilicios que contábamos antes. AH!, también tienes la opción de coger una carta si nada de lo que te queda te congratula en ese momento... ¿Complicado? igual leyendo este último párrafo, pues si que lo parece (pero no os penséis que he estado visitando a ningún camello de los que no pueden beberse 100 litos de agua de una sola vez), pero una vez que juegas una ronda, es bastante sencillo, aunque puede llegar a tener un poco de AP, aún siendo un juego rápido y familiar (lo digo por experiencia y si hay alguien que se da por aludido, que hable ahora o que calle para siempre)


Ejemplo de partida en vivo de Yspahan en.... ¿una playa? ¿Será este el misterioso suprevisor?
Pues bien, a finales de 2007, por lo bonito de su portada y por lo leído en labsk, ya que fue juego del mes en Marzo de ese año, aunque ya no quede ni rastro de lo que allí se escribió, me animé a adquirir este juego para añadir a mi colección, que en ese momento no pasaba de los 10 ejemplares ya que acaba de reencontrarme con los juegos de mesa... Tras un tiempo intentándolo jugar con amigos que pensaban y quizá lo siguen pensando, que si estaba el Catán, para que querian aprender algo nuevo y con mi suegra en su incipiente entrada en el fabuloso mundo de los juegos de mesa, que por aquel entonces había jugado a  Ciudadelas, Carcassonne, Catán y media partida al Zombies!!! como os conté no hace mucho... Decidí llevar este juego en una de nuestras visitas a su casa... Si he de decir la verdad, no me acuerdo muy bien de la sensación de la primera partida, ya que entonces no la tenia tan en cuenta como ahora, pero si que puedo asegurar que el juego le gusta, y le gusta mucho, ya que puede que sea el juego al que mas hemos jugado con Milagros y del que tiene una mejor visión de como funciona, vamos, que aunque nos estemos mucho tiempo sin jugarlo, no hace falta recordar las reglas como en la mayoría de juegos... Y tengo la sensación de que Yspahan es como una buena película, que puedes ir viendo de nuevo de vez en cuando y siempre te deja buen sabor de boca. Evidentemente son muchas las partidas que he perdido a Yspahan jugando con mi Suegra, pero da igual, el juego es tan bueno y tan bonito, que siempre es un placer jugarlo en compañía de los tuyos haciendo que las tardes se conviertan en un bonito remanso de unidad familiar alrededor de una mesa... 

Y tras leer este ultimo párrafo cargado de buenrrollismo, os aseguro que llevo años sin visitar a ningún camello, y no me refiero a los que escupen a los turistas en travesias por el desierto de 30 minutos por 100 dirhams.


1 comentario:

  1. Arnaud Demaegd me gusta mucho... sobretodo porque es capaz de evolucionar su arte en cada trabajo nuevo que realiza. Si comparamos su portada de Caylus Magna Carta con sus ilustraciones para Olympos hay, no un abismo, sino un agujero negro espacial. Eso sí, pocos lo han tenido tan fácil como él por ser su hermano quien es en Ystari. ;)

    ResponderEliminar