viernes, 5 de noviembre de 2010

Jugando con la Suegra de... Chechu Nieto

 Tras unos meses sin conocer a ninguna nueva suegra, retomamos la sección conociendo a Maria Rosa, la suegra de Chechu Nieto, un fenomeno de la ilustración y el diseño gráfico, que aunque ya cuenta con algunos juegos publicados, va a dar mucho que hablar en el futuro...
Y es que Chechu, es una mente inquieta que hace un tiempo decidió aunar dos de sus pasiones, el diseño y los juegos de mesa y compaginar su interinidad como profesor de plástica, con la posibilidad de diseñar juegos para las editoriales..., pues bien, su profesionalidad y, porque no decirlo, su pesadez, se han traducido en algunos trabajos ya publicados como The King Commands y Ascending Empires, ambos para Zman, o Essentia, para Nestorgames, a los que muy pronto se van a sumar algún otro..., ademas de haber colaborado anteriormente con varios autores amateur en el rediseño de sus juegos (mi Banjooli Xeet, sin ir mas lejos)...
Por si esto fuera poco, tambien es un cinéfilo de tomo y lomo (cosa que comprobareis tanto por la imagen  como por algunos pasajes de la entrevista) y mantiene una web que a su vez le sirve de nick en labsk: Cinedeaqui.
¿Algo mas?, pues si, que además es una de las mejores personas que he tenido el placer de conocer en el mundillo lúdico y somos primos adoptivos, y formamos parte de una logia secreta, de la que quizá algun dia se tengan noticias..., pero por el momento, vamos a conocer a su suegra...


Chechu, caracterizado para la ocasión, tal como va a aparecer en uno de sus proximos diseños...
Preséntanos brevemente a tu Suegra.
Mi suegra (bueno, técnicamente no es mi suegra ya que no estoy casado con su hija) se llama Maria Rosa Canals i Miquel.
De edad indeterminada, yo siempre le he encontrado un ligero parecido físico a la actriz Ana María Barbany, lo que me ha reportado no pocos capones de parte de su hija cada vez que lo comento.
Maria Rosa tiene un marido, Carlos, un hijo, Carlos también, dos hijas, Maria Josep y Carmeta (mi chica,a.k.a. la Teniente O’Neil), dos nietos, Mar y Hugo (éste último es mi churrúmbel de dos años), una perra, Ona, una cobaya (Crivi, de Crivillé), una tortuga y 4 peces de colores.
Maria Rosa lleva toda la vida cuidando de su familia; primero, muy joven, de sus hermanos (sólo eran 5 hermanos varones, casi nada)… después de su marido e hijos… más tarde de sus padres… un poquito más tarde de su nieta Mar y ahora de su nieto Hugo… la verdad es que tiene una energía vital de la que yo carezco y por eso (y otras cosas) tiene toda mi admiración y respeto como persona.
A Maria Rosa le gusta mucho leer (pero mucho), escuchar la radio, hacer fotos (muchas fotos, a lo japonés) y cocina de maravilla… Últimamente está aprendiendo a utilizar las herramientas informáticas e incluso tiene cuenta en Facebook.
Así, a bote pronto, es lo que me ha salido de carrerilla… no sé si lo escrito ayudará a que os hagáis una idea aproximada de cómo es Maria Rosa; yo creo que me lo podía haber currado un poco más, no sé, tengo la sensación de que me dejo muchas cosas por explicar.

Háblanos de sus hábitos lúdicos.
Hábitos de juego o relativos a él no le conozco hasta hace muy poco… digamos que su trayectoria vital no le ha permitido mucho tiempo de ocio que digamos, como pasa con la mayoría de mujeres de su generación.
Su marido, mi suegro, sí que tiene historial lúdico conocido. Creo que incluso llegó a dar clases de ajedrez y de billar a tres bandas; un día jugué contra él una partida de ajedrez y me recordó al cómic SecretWars, cuando todos los superhéroes se unen para luchar contra Galactus, dale que pego dando el máximo de sus poderes, y para éste no son más que cosquillas.
Aunquehe de decir que mi suegra poco a poco va conociendo el mundo de los juegos de mesa… más que nada porque creo que me pongo bastante pesado hablando de ellos todo el rato.

Si lo recuerdas, ¿qué es lo que pensó cuando conoció tu hobby?
Pues nunca le he preguntado directamente qué piensa acerca del mundo lúdico así que hablaré un poco de oídas.
Hace un par de años quise dar un giro de 180 grados a mi vida laboral y tratar de revivir a ese yo artístico que siempre ha estado ahí, latente… ya sabes, como cuando SylvesterStallone se pega el monólogo aquél de que aún tiene algo dentro que sacar en la película Rocky Balboa… y perdonad que no me sepa muy bien el monólogo pero es que no podía concentrarme en nada más que en los destrozos que se había hecho este hombre en la cara con tanta operación estética, en serio, me quedaba como hipnotizado mirando su cara con una sensación que mezclaba asco y fascinación a partes iguales.
Así que no me atreví a hablarle de mis hábitos lúdicos hasta que éste no tuvo una mínima expectativa de ganancia económica en el horizonte. Recuerdo especialmente que cuando le expliqué el tema de los juegos de mesa y le enseñé en un portátil algunos de los trabajos lúdicos que estaba realizando (gratis) y le hablé de los proyectos que tenía en mente, me miró, no sabría cómo describirlo, como raro, como raruno… una mirada que decía algo así como “¿y mi hija ha acabado con un tío como tú?, ¿en que he fallado en su educación?”… no sé, quizá lo que interpreté yo en su mirada fueron reflejos de mi propia inseguridad ante el camino que había decidido recorrer.
Me explico mejor; hay un personaje de la serie Modern Family que me define casi a la perfección, el padre de familia interpretado por TyeBurrell… pero lo clavan especialmente en un capítulo en el que este personaje debe ayudar a su hijo a concentrarse en una tarea del colegio… tanto padre como hijo padecen de trastorno de déficit de atención y se distraen con suma e hilarante facilidad, empezando mil y un proyectos, encadenándolos todos y no terminando ninguno. Pues yo era un poquito demasiado así (¿eras?, vaaaamos), siempre tenía grandes ideas, grandes empresas que acometer pero casi nunca terminaba ninguna debido a que nunca estaba lo suficientemente satisfecho con los resultados (mi famosa neurosis obsesiva por el perfeccionamiento). Toda esta parrafada anterior me sirve para explicar que un tanto por ciento de aquella mirada también daba por sentado que éste seguramente era otro proyecto perdido a sumar a mis idas de olla habituales.
No, no es Maria Rosa, pero se le parece...


Y... ¿qué es lo que piensa ahora?
Yo creo que lo respeta mucho. Uno de sus hermanos es escultor y ha ganado una pasta gansa, tiene una casa espectacular, un taller muy grande… digamos que ha tenido (y tiene) éxito habiendo elegido en su día el camino artístico. Cuando Maria Rosa me habla de su hermano escultor noto la gran admiración que siente hacia él… y pienso que algunas partículas de eseaura maravillosa que lo envuelve a él quizá enturbian su mirada ayudando a que aún nopiense que soy un caso perdido cuando dirige el ojo de Mordor hacia mí.
Lo que nunca le he dicho a mi suegra  pero tengo siempre presente es que si su hermano pudo en su día lograr sus objetivos fue gracias a que ella siempre estuvo allí, aguantando todo el peso familiar al estilo Atlas… del mismo modo que yo no podría estar haciendo lo que hago si ella no nos ayudara con Damien, digo con Hugo, como lo está haciendo.

¿A cuántos juegos habrás jugado con tu Suegra?

Ufffffff… a ver, déjame calcular, estooooo… a uno, al Carcassonne. Y la verdad es que no se le da nada mal.
El segundo juego que quiero introducir en su vida lúdica es el Dixit, juego que amo y odio a partes iguales. Lo amo porque para ser tan sencillo creo que rompe bastante con lo que yo conocía anteriormente en cuanto a juegos de mesa se refiere… ha sido para mí como un soplo de aire fresco. Lo odio porque mi neurosis por el orden, mi obsesión por las estrategias se va al traste en este juego y eso hace que me ponga muuuuuuuuuy nervioso e, incluso, que padezca dolor agudo de cabeza.
Aprovecho que tengo el micrófono para gritar a los cuatro vientos que la edición del Dixit es de muy mala calidad (una fuckingshit, hablando en plata)… esas cartas tan maravillosamente ilustradas por Marie Cardouat se merecen algo mejor que esa especie de cartulina troppernauer; además, los contadores para votar destiñen en contacto con la piel humana y los conejilios no hacían más que caerse ante cualquier leve vibración de la mesa por lo que el score track muy funcional no es que sea tampoco.

¿Cuál es el último juego al que has jugado con tu Suegra?
Vaya, vaya, alguien no está prestando mucha atención… ¡suspendido, Sr. Ibáñez!... el último juego al que he jugado con mi suegra es… ¡el Carcassonne! (esta era fácil).

¿Cuál es el juego que más le ha gustado? ¿Y el que menos?

Esta pregunta es de las difíciles… ¡el Carcassonne!
Como la pregunta del juego que menos le ha gustado no te la puedo responder con un mínimo de lógica ya que sólo ha jugado a uno, permíteme que conteste yo. El juego de mesa que más odio en el mundo es el Banjool… ¿hola?, ¿hola?... parece que se ha cortado la comunicación…
Hay dos juegos que no me gustan porque me ponen muy nervioso y violento (mucho más que el Dixit): Agrícola y Exploradores. A Exploradores nunca gano (pero nunca)y ya juego paranoico perdido y jugando al Agrícola llega un momento de la partida en el que me colapso y tengo impulsos de barrer todo lo que hay sobre el tablero de un manotazo.
¿Quien no ha empezado por Carcassonne? ¿Hasta donde llegará Maria Rosa?

¿Cuál es la próxima partida que le tienes preparada?
Espero que al Dixit, con tiempo por delante para que juguemos todos relajados (yo endrogado, claro está) y en compañía de su sobrina Marta, el marido de Marta, Santi, y la Teniente O’Neil… creo que podría estar muy bien.

¿A qué juego nunca jugarás con tu Suegra?

Buena pregunta. Creo que con mi suegra nunca jugaría a un wargame… tengo claro que los wargames y mi suegra existen en sendas realidades paralelas que nunca llegarán a tocarse. Es más, intuyo que actualmente a mí me pasa lo mismo con todo wargame y eso que mi primer contacto con el mundillo lúdico fue a través de ellos (esos counters todos igualicos, esos diseños de tablero tan atractivos, esas reglas noveladas…).

¿Algo que añadir?
Pozí. Te agradezco que me hayas dado la oportunidad de aparecer en tu blog ya que me hace especial ilusión.
Aprovecho también para animar a todos los creadores de juegos de mesa (editores, autores, diseñadores, ilustradores, maquetistas, playtesters…), foros (mención especial para LaBSK, sin la cual yo no podría vivir), blogs de temática lúdica y consumidores finales (los que se lo pasan mejor, vaya) que nos lean a que continúen con sus esfuerzos ya que creo firmemente que entre todos estamos haciendo algo grande para que nuestro país poco a poco se vaya haciendo un hueco en el panorama lúdico internacional.
Y por qué no, desde aquí quiero hacer un llamamiento a todos los que, como yo, son fanáticos de Bohrer y lo adoran en secreto… ¡Aguante, Bohrer!


Pues muchas gracias a ti Chechu por contestar el cuestionario y esperemos que sigas trabajando y mejorando el aspecto de muchos mas juegos... ¡Un abrazo Primico!

1 comentario:

  1. un Crak este Chechu, me encantan sus ilustraciones.

    e alegro de que le vaya tan bien en este camino dificil
    Kokorin

    ResponderEliminar