lunes, 31 de mayo de 2010

"El de las cartas grandes y los conilets" (a.k.a "Dixit")

Hoy se han dado a conocer los nominados para ganar el Spiel des Jahres 2010, entre los cuales se encuentra el multipremiado y gran sorpresa del 2009, Dixit, que opta ya que en Alemania fué publicado un poco mas tarde que en otros países, incluso mas tarde que en España (¿¡!?), ya que aquí lo tuvimos a principios del 2009 de manos de la editorial portuguesa Morapiaf, que se ha encargado también de la edición en castellano de la segunda parte del juego, así como de otros interesantes a la vez que dispares juegos como Tasso, Gift Trap, o la recién publicada revisión del juego Street Soccer, denominada Mano a Mano en esta edición.

Dixit, juego del año en el universo conocido 2010

Como decía, Dixit fue el bombazo del año pasado, pese a que su autor, el psicólogo infantil (ahora entiendo todo) Jean Louis Roubira, lo tuviese en mente desde hace algunos años atrás... de hecho en los años 90 creó un juego llamado "Definissimo", una alternativa al típico juego del diccionario, pero sin diccionario, que finalmente se quedo sin editar. Años después,en 2001, gano el concurso de Boulougne-Billancourt con "Jericho", juego que llegó a publicarse, pero es un desconocido para el gran público, ya que desafortunadamente la empresa que lo publicó, quebró 3 meses despues... y aún así siguió creando, vamos, mas moral que El Alcoyano.
Pero volvamos con Dixit, que precisamente volvió a su cabeza en 2001, como una nueva vuelta de tuerca el juego de diccionario, pero con imágenes, que eso y nada mas que eso es Dixit (y es muuucho).

Pues bien, aunque la idea original era contar con las ilustraciones de Ulises Wensell, ilustrador de literatura infantil (de hecho, encontré hace poco un libro de Gloria Fuertes en casa dibujado por él), pero unos problemas de derechos hicieron que finalmente las ilustraciones hayan sido realizadas por la joven ilustradora francesa Marie Cardouat, haciendo que el juego sea muy especial y es que lo que hace especial a Dixit son las ilustraciones sobre las que tenemos que divagar y dejarnos llevar por nuestra imaginación (si, es ta es la principal mecánica del juego), ya que todas las ilustraciones están llenas de simbolismos, recursos oníricos o, siendo un poco mas claros, idas de olla...

No, no busquéis esta carta en Dixit...

Poco mas se puede decir de este grandisimo juego, que ha sido objeto de muchos artículos, incluso apareció en alguna revista dominical como recomendación estas navidades..., bueno si, se puede añadir lo que pensó mi Suegra la semana pasada, cuando, después de mucho tiempo intentándolo, conseguí jugar con ella.

Bien influenciada por su hija que le había hablado maravillas sobre el juego, Milagros esperaba con cierta expectación la partid a Dixit, cosa que creo que cambio por unos instantes cuando de motu propio, se puso a mirar las cartas una a una... y su cara era un poema, ya que acostumbrada a los juegos con un montón de componentes y mecánicas cuadriculadas, veía cómo en aquella caja tan grande solo había unos "conillets" de madera, unas fichas con números y unas cartas con unos dibujos que... no tenia ni idea lo que querían decir. Y es que jugar a Dixit para alguien práctico y racional como mi Suegra, es, de primeras, complicado. Así que la primera partida en la que dejamos volar la imaginación (además de dejar la partida también a medias) con frases del tipo "¿A que huelen las nubes?" desquició bastante a mi mamá política, ya que no es muy dada a la abstracción mental... En un segundo intento, reducimos las frases a recuerdos de nuestra vida en común y la cosa cambió bastante/mucho, entrando en una dinámica  de juego mas divertida y positiva, a la vez que recordábamos momentos de nuestra vida en común (9 años dan para mucho). Pues bien, una vez terminado el juego a todos nos quedó una bonita sensación... por lo que no probamos a dejar volar la imaginación de nuevo, eso lo dejaremos para los amigos.

Para la proxima partida quizá elija algo mas "racional"

1 comentario: