viernes, 23 de abril de 2010

"El del Obelisco y los Dragones" (a.k.a "Blue Moon City")

Generalmente, no me suelen atraer los juegos de temática fantástica, por lo que "Blue Moon City" nunca había estado entre los futuribles juegos que siempre tenemos entre ceja y ceja los que disfrutamos de esta sana enfermedad lúdica. Sin embargo, todo esto cambió una tarde, en la que en una de las Kedadas mañas, pude jugar y disfrutar de este gran juego, tras lo cual pensé en las posibilidades de que fuese un juego que le gustase a mi Suegra (la principal motivación del 80% de los juegos que adquiero, ya sea comprando o cambiando en el mercadillo de labsk). Si le gustó o no, os lo cuento al final de la reseña...

Como decía, todo cambió, pero me di cuenta del error que había cometido prejuzgando este juego por su temática, al no haber tenido cuenta de que el juego es obra de Herr Doctor, Reiner Knizia... y como seguramente sabreis, en los juegos de tan magnánimo autor, tema y mecánica no van de la mano precisamente, pese a lo cual, me atrevo a decir que "Blue Moon City" es uno de los pocos juegos que no tiene la temática pegada..., porque directamente se la ha inventado.

Y es que este juego, nominado a SdJ en 2006 (año que ganó Thurn & Taxis) es una secuela o spin-off (haciendo un simil televisivo) de un juego de cartas semicoleccionable al que tampoco le había prestado mucha atención (del que no puedo opinar al no haber jugado), centrado en las luchas de varias razas (cada una por unos 10€) en un mundo sumido en el caos mas absoluto: Blue Moon. Hasta este momento, para mi Blue Moon siempre había sido una de las mas bonitas canciones de la historia, mas aun si la cantaba Ella Fitzgerald.


Pues bien, tras las luchas entre las 7 razas y la destrucción del mundo de BM, en la secuela de la que estamos hablando, nos encontramos a las mismas 7 razas, cada una con su correspondiente color, que se han dado cuenta de su terrible error y se han decidido, en un alarde de buenrrollismo y olvidando las rencillas, a reconstruir la ciudad de Blue Moon aportando cada uno su granito de arena y gracias a una ley de memoria histórica que todos aceptan (ya os he dicho que era una temática inventada).

Aunque hay quien dice que segundas partes nunca fueron buenas (ahí están las secuelas de grandes películas como Matrix o los Gremlins para corroborarlo), nos encontramos ante un juego en la que sobresale por encima de todo unos componentes soberbios, con unas ilustraciones cuidadisimas entre personajes y  edificios que harán las delicias de los amantes del género fantástico, sin olvidar a los tres dragones de plástico que se mueven por el tablero. Para algunos sobreproduccion, para otros belleza lúdica.


Aunque los dragones fueran así de feos, 
seguiría siendo un buen juego

En cuanto a la mecánica... es un Knizia. Con esto quiero decir que el juego tiene un componente matemático importante y funciona como un reloj. Un juego con motor de cartas  en el que encontramos diferentes poderes de las razas y tres mecánicas de mayorías en un mismo juego, ni mas ni menos, mayoría en los aportes a la construccion de edificios, mayoría de escamas de dragón para conseguir cristales y mayorías a la hora de hacer ofrendas al obelisco que nos darán la victoria al final de la partida.

Tendríais que haber visto la cara de mi Suegra al enseñarle la caja del juego y empezar a ver las ilustraciones de las cartas... un Poema. Así que empecé a sospechar que no era el juego mas adecuado, pese a tantas ilusiones como había puesto en él y lo peor de todo, la actitud de su hija no era mucho mejor, tan reacia ella al genero fantástico en general, en el cine y en los juegos (aunque a veces sospecho que es reacia al genero lúdico en general, pero me quiere como soy). Hubo que simplificar bastante la explicacion, cambiando razas por colores y convirtiendo algunos de los elementos del juego en exclusivamente lúdicos (efectivamente, es un Knizia) comenzamos la partida... Una hora mas tarde descubrí como en el fondo no somos tan diferentes y se repetía la historia de los prejuicios en este juego..., al final les encantó. Desde entonces, ya no tengo prejuicios lúdicos, si tu los sigues teniendo tanto en los juegos como en la vida en general, te recomiendo jugar a este juego, o leer esto..., espero que os sirva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario